keyboard_arrow_up
keyboard_arrow_down
keyboard_arrow_left
keyboard_arrow_right
0%
22/11/2023

¿Por qué la música nos hace aprender mucho más?

¡A cantar para aprender! 🎵 Un reciente estudio realizado en Chile por el MiNSol, el centro de investigación en Ciencias del Aprendizaje de la Universidad Católica, probó que efectivamente la música nos ayuda a aprender idiomas. Para ello, se estudió electroencefalogramas realizados a personas cuando se les exponía a música en otro idioma, resultando en alteraciones que demuestran la existencia de aprendizaje.

Los electroencefalogramas son mediciones de actividad eléctrica en el cerebro humano, que se hacen mediante el uso de pequeños electrodos puestos en el cuero cabelludo que detectan impulsos eléctricos provenientes de las neuronas. Cuando aprendemos, las neuronas forman nuevas conexiones, que son las que detecta esta medición. Y a las personas cuando se les exponía a la música, generaban muchísimas conexiones nuevas.

Este estudio demostró que una mayor exposición a la música en la primera infancia facilita el aprendizaje de un segundo idioma. Pero esto no es todo, la música también se puede utilizar en otros contextos, generando aprendizajes significativos.

En el Alzhéimer hay algunas respuestas

En 2016, el programa de televisión Contacto de Canal 13, siguió durante seis meses a adultos mayores con la enfermedad de Alzhéimer, que fueron expuestos a la misma música que escuchaban cuando jóvenes. Para ello, las periodistas Paz Montenegro y Magaly Messenet se inspiraron en el trabajo de la ONG «Música y Memoria», que ya habían indagado en aquello con resultados positivos.

Se entrevistaron a familiares y cuidadores para poder buscar canciones de la vida de cada participante y hacer listas de reproducción. Se expuso a las personas a la música y los resultados fueron increíbles: comenzaron a recobrar algunas memorias que se creían olvidadas provocando emociones e interacciones que no habían vuelto a tener en años.

Ante la duda de por qué ocurría esto, en Leipzig, Alemania, el programa encontró algunas respuestas basadas en la investigación de científicos locales. Allí descubrieron «que la música se aloja en un lugar diferente del cerebro que el resto de los recuerdos y en los enfermos de Alzhéimer esta zona presenta menos daño, atrofia y deterioro».

¿Por qué ocurre esto?

Se ha demostrado que la música, especialmente al cantar, estimula el desarrollo cognitivo, ya que implica varias actividades cerebrales complejas, como el uso del lenguaje, el ritmo, la memoria, la coordinación, la creatividad y la expresión.

Las neurociencias han evidenciado que la música estimula diversas áreas del cerebro y deben ser consideradas en una formación integral. Por ello, la participación en actividades musicales puede fortalecer las conexiones neuronales y mejorar la plasticidad cerebral, lo que podría tener beneficios para la memoria.

Asimismo, escuchar música, cantar o tocar instrumentos, puede hacer que una clase o actividad sea más divertida y fácil. Esto ocurre porque cuando se disfruta lo que se está haciendo, es más probable que exista mayor motivación para participar y comprometerse, lo que puede mejorar la retención de información.

¡Mente, cuerpo, alma y emociones unidas! 💖 La música puede evocar emociones positivas, y como sabemos, las experiencias con estas características están vinculadas a mejores aprendizajes. Las emociones pueden actuar como anclas para la memoria, haciendo que la información asociada con ellas sea más fácil de recordar.