“La belleza probablemente ha sido siempre un tema de entrega amorosa, que no trata meramente de lo estético, sino que de un esfuerzo de dar, a través de ella, dignidad y cariño”

18 abril 2022

Este 2022 se cumplen 25 años de vida de Fundación Mustakis. George Anastassiou, Presidente del Directorio, habla sobre el transcurso de este cuarto de siglo, los desafíos y los sueños a futuro.

Arquitecto de la Pontificia Universidad Católica de Chile y empresario con foco en la sustentabilidad de comunidades, tiene como objetivo formar equipos afines a los desafíos de cada iniciativa. Su visión apunta a compartir la belleza de la naturaleza y la excelencia en cada acción que se emprende.

 
¿Cómo ves los 25 años de vida de la Fundación desde que se inició esta aventura?

 

En lo personal, este aniversario representa un estado de madurez de la Fundación que partió con varios programas propios, apoyando proyectos asociativos que tenían probablemente mucho carácter individual y que se afiliaron a una fundación griega que aporta al sistema educativo y cultural, siempre con esta mirada de aprender haciendo y de generar curiosidad para poder descubrir el talento de las personas.

 
¿Cómo definirías el proyecto filantrópico de la Fundación?

 

Este es un proyecto transgeneracional, donde estamos en proceso de traspasar el mando a los más jóvenes de la familia. Nosotros recibimos una cultura filantrópica de parte de mi abuelo, de mi tío abuelo, de una generación de inmigrantes que encontró espacios para trabajar y espacios para entregar. Nuestro desafío al momento de crear la Fundación fue dar estructura a una plataforma que hoy en día me tiene muy contento, pero que no ha estado exenta de esfuerzos y de etapas difíciles. Pienso que las experiencias han estado siempre asociadas a seguir aprendiendo, a no pensar que la Fundación tiene una verdad única, sino que, por el contrario, ésta se construye en conjunto con los equipos de trabajo que han sido capaces de aprender, desaprender y adaptarse a los diferentes desafíos. Esta es la cultura filantrópica que se traspasa de generación en generación y que se enmarca en un proceso de aprendizaje continuo. Por otro lado está el hacer las cosas bien y con dedicación, donde la belleza probablemente ha sido siempre un tema de entrega amorosa, que no trata meramente de lo estético, sino que de un esfuerzo de dar, a través de ella, dignidad y cariño. En tercer lugar está el tratar de involucrar a todos los miembros de la familia en este proyecto, de manera que esto tenga una trascendencia de futuro como la que vemos hoy y, en ese mismo sentido, que traspase al equipo que hoy día pertenece a la Fundación y todos los que han sido parte de este en el pasado.

 
¿En ese contexto, cómo se relaciona la recientemente aprobada Ley de Donaciones de Beneficio Público con el trabajo filantrópico que realiza la Fundación?

 

Esta ley corta o la modificación a la ley de donaciones fue muy bien recibida por el mundo político y tiene, sin duda, beneficios para el mundo filantrópico y para el mundo social, porque permite que una mayor cantidad de personas entren a más proyectos con topes de donaciones más altas. Lo fundamental acá es poder incorporar al mundo de la cultura que ha estado de alguna manera limitado y también al mundo del medio ambiente, que hoy día es un tema tremendamente valioso, especialmente para nuestro país. Finalmente pienso que para la Fundación va a ser un buen impulso, sobre todo para nuestro ecosistema de emprendedores sociales que están trabajando en estos temas ya que van a tener la posibilidad de complementar nuestro apoyo con el apoyo de otros. De esta forma, lo veo como una oportunidad de incorporar nuevos y más actores y miradas para así enriquecer este ecosistema.

En esa línea hemos creado los Fondos Concursables, entendiendo que las donaciones hoy en día son más que simplemente pasar el cheque o los recursos, sino que más bien constituyen una instancia para generar ecosistemas que están vinculados entre sí. Es decir, que las temáticas de nuestros Fondos Concursables de alguna manera van cerrando el círculo de aquellas cosas que nosotros hemos tratado de hacer durante tantos años. En ese sentido, le veo bastante futuro a esta manera de operar y me alegra el haber podido estructurar esto junto a entidades como la Fundación Simón de Cirene, nuestros equipos internos y quienes de alguna manera nos ayudan a capacitar a todo este universo de emprendedores sociales que surgen año a año. Además, este sistema no solo abarca distintos territorios, sino que llega a distintas personas y grupos sociales, en un año que ha sido especialmente atractivo por la cantidad de trabajo regional que se han premiado.

 
¿Qué iniciativa de la Fundación destacarías actualmente?

 

Por un lado, como comenté anteriormente, están los Fondos Concursables y, por otro, todos aquellos proyectos ganadores de esta instancia y que componen el “Kosmos Mustakis”. Este último pretende hacer que todos estos proyectos estén absolutamente integrados, pudiendo comunicarse entre sí, no solamente en Chile, sino que en el resto del mundo.

A su vez, destacaría nuestra plataforma gratuita de aprendizaje en línea, www.planetamustakis.org, que es un tremendo trabajo colaborativo del equipo de la Fundación y que surge como respuesta a los grandes desafíos que develó la pandemia. Con Planeta Mustakis buscamos ser un aporte para todos los establecimientos escolares, docentes, educadores y familias de Chile y, porqué no, de Hispanoamérica.

 
¿Cuál sería tu sueño en los próximos años?

 

Es interesante porque siempre que se cumple una década se puede entender lo que se hizo y lo que se puede llegar a hacer, dado que, en general, no hay proyectos de muy corto plazo. Por lo tanto, yo creo que mi visión o mi sueño es que la Fundación al año 2035 se haya estructurado en torno al Kosmos Mustakis, donde cada uno de nuestros asociados, alianzas y programas son parte.

Me gustaría que este kosmos en el que estamos trabajando pudiese estar más integrado, ser más comunidad y que se entienda la cantidad de partícipes que hay y cómo interactúan y generan valor entre sí. Por medio de las constelaciones (es como nosotros hemos llamado a la visión física de una forma que une varios puntos) podríamos ver cómo trabajan en torno a un proyecto. Entonces, pienso que sería un tremendo aporte que este Kosmos Mustakis esté absolutamente conectado haciendo sinergias entre sí.

Creo que tenemos un tremendo equipo de personas con gran valor y con grandes expectativas de generar valor social, de compartir y de ser más solidarios. Tenemos una generación nueva, extraordinaria, la que también tendrá que ver cómo visualizar personalmente este proyecto fundacional.

¡ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD!

© Fundación Mustakis 1996 - 2021   Recoleta 1169, Recoleta, Santiago - Teléfono +562 2820 8585      contacto@fundacionmustakis.org

¡ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD!

© Fundación Mustakis 1996 - 2021   Recoleta 1169, Recoleta, Santiago - Teléfono +562 2820 8585      contacto@fundacionmustakis.org

 

¡ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD!

© Fundación Mustakis 1996 - 2021   Recoleta 1169, Recoleta, Santiago - Teléfono +562 2820 8585      contacto@fundacionmustakis.org

 

X